martes, 14 de agosto de 2012


MEZCLA DE COLOR.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que para obtener un color limpio es necesario mezclar dos colore de igual tendencia. Los puristas sostienen que la utilización del negro en acuarela, es una práctica nefasta, ya que quita el brillo y la luminosidad de los colores, es mejor emplear otras mezclas, aunque existen otros pintores que defienden el empleo de este color. Es útil para neutralizar y valorar algunas mezclas actuando como factor equilibrador, los grises obtenidos con el negro, no tienen la luminosidad que obtenemos al mezclar dos o tres colores opuestos, aunque por otra parte, cuando utilizamos el negro, que nos da una tonalidad más mate y apagada, sirve para resaltar las partes contiguas que queramos resaltar como luminosas.

En muchos manuales que tratan del color, algunos de ellos de gran prestigio, mantienen que para oscurecer un color hay que añadirle negro, tremendo error porque al añadir negro, si es verdad que lo oscurecemos pero también cambiamos el color, por lo que para oscurecer un color habrá que añadir color de la misma tendencia, por ejemplo, si queremos oscurecer el color amarillo limón o amarillo claro, le añadiremos amarillo oscuro, si queremos oscurecerlo más le añadiremos un naranja e incluso un poco de rojo, pero si le añadimos negro, si que lo oscureceremos pero tendremos un color verde en vez de amarillo. Por lo tanto, para oscurecer un color, jamás debemos añadir negro al color que queremos oscurecer.

Para grises y verdes usaremos el ocre con cobalto, para los verdes más intensos usaremos los cadmios y el siena natural con el ultramar. El verde obtenido con cobalto es cálido y acogedor. Para tonos grises, cálidos y oscuros se puede usar el carmín de alizarina, con siena y en ocasiones con negro. Si queremos dar un verde rico brillante, sin lugar a dudas escogeremos el viridian. Para conseguir tonalidades de verde usaremos el cobalto con cadmio oscuro, el siena tostado o naranja cálido.

Para las sombras la siena tostad da muy buenos resultados.

Si queremos obtener violetas suaves y cálidos, usaremos el rojo de cadmio y el cobalto.

Para los naranjas existen muchas variedades que resultan interesantes y utilizaremos uno u otro según la intención, el cadmio claro con el rojo de cadmio nos resulta un naranja muy rojizo y con el siena tostado un naranja cálido. Los rojos con el ocre producen unos naranjas suaves. Si queremos emplear un rojo cálido, el de cadmio es el más seguro, entre los fríos el más utilizado es el de alizarina.

Cuando queremos dar un amarillo brillante y transparente podremos emplear la aureolina, aunque actualmente está en deshuso.

Si utilizamos el azul cerúleo en aguadas de superficies grandes, veremos que es difícil de conseguir una uniformidad, por lo tanto trataremos de utilizar otros azules y mezclas.

Colores que no debemos mezclar:

·         Los cadmios con el verde esmeralda.

·         El violeta de cobalto con los ocres.

·         El azul ultramar no debe mezclarse con el verde esmeralda, amarillo de cromo ni alizarina ya que con el tiempo y a la luz, se ennegrece.

·         El bermellón no debe mezclarse con colores de plomo.

·         El rojo de cadmio no debe mezclarse con el viridian o con el azul de prusia.

Para finalizar advertir que algunos colores son inestables, se decoloran y no son permanentes, por ejemplo el azul de prusia, el pardo Van Dyck, el Gamboge o goma guta es poco permanente (se sustituye por la aureolina). El verde esmeralda muy poco efectivo. El azul índigo es inseguro, así como el carmín. Aunque todo esto varia mucho según la calidad de los componentes en su fabricación.



Saber mezclar en la paleta los colores de que disponemos no es solamente juntar dos o más pigmentos con el fin de obtener un color determinado sino que además hay que conocer el porqué de esa mezcla y lo que es más importante y difícil, hay que saber como se aclara y se oscurece un color. Se puede pensar que se aclara con blanco y se oscurece con negro y esto estaría totalmente equivocado.  Cualquier color mezclado con blanco o negro “se ensucia" (sobre todo con el negro), así que es muy importante comprender como se puede aclarar u oscurecer un color, sin tener que recurrir al blanco o el negro.
 Efectivamente, si observamos con atención la rueda de colores podemos darnos cuenta de que cada uno de los colores básicos nos está dando la pista sobre el tema de aclarar o de oscurecer un color.












TEORÍA DEL COLOR.

La teoría del color es un grupo de reglas básicas usadas en la mezcla de colores en el terreno de la pintura, el diseño gráfico, la fotografía y la televisión. Mediante el conocimiento y el uso de la mencionada teoría y aplicando el modelo de color correspondiente, se consiguen los efectos deseados mediante la combinación de colores ya sean colores-luz o colores-pigmento (sistemas aditivo y sustractivo)

Existen varios modelos de color, por ejemplo el modelo RYB, el modelo RGB y el modelo CMY, este último modificado por la introducción del color negro pasando a llamarse modelo CMYK.

Los nombres RYB, RGB, CMY o CMYK se forman con las siglas de los nombre, en inglés, de los colores usados como primarios.

El modelo RYB, que es el que se usa en Bellas Artes. Es un modelo sustractivo y usa como colores primarios: Red (Rojo), Yellow (amarillo), Blue (azul). En teoría con la mezcla de estos tres colores se consiguen todos los demás, aunque la ciencia ha reconocido que es un modelo imperfecto.

El modelo RGB es el utilizado en ordenadores, televisión y fotografía, y usa como colores primarios: Red (rojo), Green (verde), Blue (azul) los tres colores luz que forma la luz blanca, conociéndose como sistema aditivo.

En los trabajos de impresión se utiliza el modelo CMY, que al igual que el empleado en bellas artes es un modelos sustractivo y usa como colores primarios Cyan (como azul), Magenta (como rojo), Yellow (amarillo). La mezcla de estos tres colores da un color negro sucio, feo, razón por la que se optó por emplear una tinta completamente negra por lo que, este modelo, pasa a denominarse CMYK por emplear el Cyan (como azul), Magenta (como rojo), Yellow (amarillo) y añadir el Key (negro).

Aunque a nosotros el sistema que nos interés es el sistema sustractivo, es decir el que emplea los colores materiales, los pigmentos no está demás conocer toda la teoría de los colores físicos o colores-luz y los colores químicos o colores-materia.

VARIABLES DEL COLOR.

Cuatro son las variables básicas que pueden intervenir y modificar los colores: El matiz, el valor o luminosidad, el tono, y la saturación.

Matiz. Es cada una de las gradaciones que puede recibir un color sin perder el nombre que lo distingue de los demás. Hay quien distingue entre Tinta y Matiz sosteniendo que matiz es un color que ha sido oscurecido y tinta es un color que ha sido aclarado.


Matiz de un color.

Valor o luminosidad. Es una de las cualidades intrínsecas del color que nos dice el grado el de claridad u oscuridad que posee. Dentro del círculo cromático, el amarillo es el color de mayor luminancia y el violeta el de menor. Los colores se pueden alterar mediante la adición de colores más claros de la mism misma tendencia que lleva el color a valores de luminancia más altos, (en acuarela añadiéndole agua aclaramos el color) o agregando porciones del color complementario para oscurecer y quitarle luminosidad.

Tono. Es la resultante de la mezcla de los colores con blanco o negro y tiene referencia de valor y de matiz. Por ejemplo, el amarillo mezclado con negro modifica su matiz hacia el verde y se oscurece.

Saturación. Se refiere al grado de pureza de un color y se mide con relación al gris. Los colores muy saturados poseen mayor grado de pureza y se presentan con más intensidad luminosa en relación con su valor. Los colores con menor saturación se muestran más agrisados, con mayor cantidad de impurezas y con menor intensidad luminosa.

En relación directa con la saturación se encuentra la diferencia proporcional entre el pigmento y el vehículo (medio solvente). A mayor cantidad de vehículo corresponde menor saturación y a mayor cantidad de pigmento con relación al medio, mayor saturación.

Selección de la pintura.

Las pinturas tienen una base de agua y látex o alquídica. Las primeras son fáciles de aplicar y limpiar; y los látex actuales son adecuados para cualquier aplicación. La ventaja aparente de las pinturas alquídicas es que el acabado de la superficie es más terso.

Las pinturas tienen diferentes tipos de brillo: desde los acabados mate hasta los esmaltes sintéticos de alto brillo. Estos se usan generalmente en superficies que se lavan con frecuencia, por ejemplo: baños, cocinas y terminaciones en madera. Las pinturas mate por el contrario se utilizan por lo general sobre muros y techos.

Es importante aplicar una buena base con sellador antes de pintar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada